Almodóvar del Campo conmemora los 200 años en los altares de su paisano san Juan Bautista de la Concepción

Almodóvar del Campo ha conmemorado este último viernes de septiembre los doscientos años de la ceremonia de beatificación de uno de sus dos hijos ilustres elevados a los altares de la Iglesia: San Juan Bautista de la Concepción, quien tuvo este reconocimiento el 26 de septiembre de 1819, por el Papa Pío VII.

Y dos siglos más tarde su pueblo natal ha recordado aquel hito con una eucaristía que ha presidido el padre José Narlaly, que hasta el pasado mes de junio ha sido ministro general de toda la Orden de la Santísima Trinidad y de los Cautivos, cuya rama descalza, hoy la única de la organización, fue fruto de la reforma que introdujo el santo almodovareño en el siglo XVII.

Durante la eucaristía vespertina, concelebrada junto al párroco Juan Carlos Torres y el carmelita descalzo fray Francisco Javier de María, Narlaly aludió al reformador indicando que él propició «un nuevo despertar en la Orden». «Gracias a su entrega, a su correspondencia, a su llamada, todavía los trinitarios existimos en el mundo», recordando este hombre de origen indio que los trinitarios calzados se extinguieron hace más de un siglo.

En su homilía, el padre José recordó su anterior visita a Almodóvar del Campo, hace ahora más de nueve años y medio. En febrero de 2010, en su tercer año como ministro general, pisaba por primera vez la tierra natal de san Juan Bautista de la Concepción. En aquella ocasión, según ha recordado ante la infinidad de fieles reunida ayer en el templo parroquial, no tuvo ocasión de oficiar misa, alegrándose porque esta vez sí ha sido posible.

Su presencia estos días en Almodóvar del Campo obedece a su interés personal por orar y celebrar ejercicios espirituales en la ermita del santo trinitario. Allí, por las mañanas y acompañado de quienes así lo han querido, ha mantenido encuentros de adoración con el Santísimo y por las tardes ha estado abierto a mantener charlas espirituales con feligreses de la localidad. También se ha ofrecido para aplicar el sacramento de la reconciliación.

Precisamente hay que recordar que la emita de san Juan Bautista de la Concepción tiene una importante misión entre mayo de este año y mayo de 2020, en el marco del año jubilar por san Juan de Ávila, el otro santo natural de Almodóvar del Campo. Bajo el epígrafe ‘Reconciliados’, esta sede habla de la conversión y del perdón. En ella se anuncia la oferta de gracia y de perdón que Cristo otorga a quienes llama, y dispone a los visitantes
para celebrar el sacramento de la reconciliación.

«Gracias a su entrega, a su correspondencia, a su llamada, todavía los trinitarios existimos en el mundo», ha dicho el padre José Narlaly sobre san Juan Bautista de la Concepción

José Narlaly ha compartido también sus especiales sensaciones estos días. En su mente y en su corazón visualizaba como «san Juan Bautista caminaba por estas calles y ahora tengo yo la gracia de caminar en ellas» y ha agradecido la afable acogida que ha experimentado en estos días de oración en la casa del santo. «Para mí han sido grandes momentos de aliento, de re-despertar mi vocación como cristiano, como religioso, como sacerdote, porque ahí nació y creció él, no solo físicamente sino también espiritualmente a nivel de la fe», ha recalcado.

Recordando también sus propios momentos de niñez en «una familia también muy cristiana», el padre José ha agradecido además en su intervención desde el altar, la prestancia y colaboración por hacer posible esta «misa de acción de gracias a la Santísima Trinidad», en especial al párroco Juan Carlos y a la Hermandad de los Santos.

Y ha instado a todos los presentes a que, «como el Señor también nos pide, nos despertemos al espíritu del Evangelio, al espíritu de ser discípulos fieles de Jesucristo, nacido y vivido y crucificado por nosotros» y ha tenido palabras de amor a tantos misioneros como hay en el mundo.

Se puede escuchar su homilía pinchando aquí debajo:
Homilía padre trinitario José Narlaly